Síguenos

Liposucción – Lipoescultura

La liposucción es la técnica quirúrgica que retira grasa del cuerpo mediante aspiración de la misma.

Por medio de cánulas o tubos delgados, dejando cicatrices mínimas de no más de 5mm de largo. En general esta aspiración de grasa se realiza en sitios específicos como abdomen, “conejos”, muslos, cuello, caderas, etc. Aunque mejora dramáticamente el contorno abdominal, eliminando depósitos grasos, NO mejora la flacidez de la piel, las estrías o la incompetencia muscular de la pared abdominal.

Se habla de lipoescultura cuando se modifica el contorno corporal de manera generalizada combinando liposucción y lipoinyección (inyección de la grasa que se sacó). Por ejemplo liposucción de caderas, abdomen y muslos, con lipoinyección de esa grasa en glúteos. En lipoinyecion se estima que quedara en promedio 40 al 60% de la grasa que se inyecta.

En general si se va a hacer la liposucción de varias áreas pequeñas o un área grande se prefiere la anestesia local. Si se va a retirar grasa en diferentes sitios del cuerpo es preferible la anestesia general.

Sin embargo, éste es un procedimiento quirúrgico complicado y los pacientes pueden pasar por un período de recuperación doloroso. Además, se presenta la posibilidad de raras y, en ocasiones, hasta mortales complicaciones, por lo que la decisión de someterse a una liposucción debe sopesarse con seriedad.

Existen diferentes tipos de liposucción como profunda, superficial, tumescente, ultrasónica, láser, etc., las cuales están indicadas de acuerdo a cada caso en particular y no se puede decir que la una es mejor que la otra. Estas serán tratadas en detalle posteriormente.

La liposucción tumescente

La liposucción tumescente (inyección de líquido) es el tipo más común de liposucción e implica inyectar una buena cantidad de solución medicada en las áreas a operarse antes de extraer la grasa. Algunas veces se necesita inyectar un volumen hasta 3 veces mayor que el volumen de grasa a extraerse. El líquido es una mezcla de anestésico local (lidocaína), una droga que contrae los vasos sanguíneos (epinefrina) y una solución salina. La lidocaína en la mezcla ayuda a entumecer el área durante y después de la operación y puede que sea la única anestesia que se necesite para el procedimiento. La epinefrina en la solución ayuda a reducir la pérdida de sangre, la cantidad de moretones y el grado de hinchazón que acompañan a esta cirugía. La solución salina ayuda a extraer la grasa con mayor facilidad y se la succiona junto con ella. Este tipo de liposucción por lo general toma más tiempo que los otros tipos.

La técnica húmeda

La técnica húmeda

es parecida a la liposucción tumescente anteriormente mencionada. La diferencia es que no se utiliza tanto líquido durante la cirugía, pues la inyección contiene una cantidad de fluido igual a la cantidad de grasa que se va a extraer. Esta técnica toma menos tiempo pero a menudo se necesita sedar al paciente por vía intravenosa o suministrarle anestesia general.

La técnica de liposucción asistida por ultrasonido (LAU)

La técnica de liposucción asistida por ultrasonido (LAU)

Es bastante nueva y se la viene utilizando en los EE.UU. desde 1996. En este tipo de procedimiento se utilizan vibraciones ultrasónicas para licuar las células adiposas. Cuando las células ya están más líquidas, se las puede aspirar. Se puede llevar a cabo esta operación de dos formas distintas: externa (sobre la superficie de la piel con un emisor especial) o interna (bajo la superficie de la piel, con ayuda de una pequeña cánula caliente). Esta técnica puede ayudar a eliminar grasa de áreas densas y fibrosas del cuerpo tales como la parte superior de la espalda o el tejido mamario agrandado en los hombres. Con frecuencia se la utiliza en combinación con la técnica tumescente, en procedimientos secundarios o de seguimiento o cuando la precisión es de suma importancia. Este procedimiento en general toma más tiempo que la técnica húmeda.

Para la cirugía, se necesita una máquina de liposucción e instrumentos especializados. El equipo quirúrgico prepara primero el área por ser operada y administra anestesia general o local según sea el caso. A través de una pequeña incisión, se introduce un tubo de succión de punta afilada dentro de los depósitos de grasa y se “barre” con él el área de la cual va a extraerse la grasa.

La grasa desprendida es literalmente “aspirada” a través de un tubo de succión, mientras una bomba de aspiración o una jeringa de gran tamaño proporcionan la acción de succión. Puede que se necesite pinchar varios sitios de la piel para tratar áreas extensas.

Después de extraer la cantidad apropiada de grasa, se pueden introducir pequeños tubos de drenaje dentro de las áreas ya vacías para remover la sangre y el líquido que se acumulan durante los primeros días. Si el paciente ha perdido bastante sangre o líquido durante la operación es posible que deba proporcionársele un reemplazo de líquidos por vía intravenosa o incluso una transfusión sanguínea.

Para tener en cuenta…

Después de la cirugía, se aplican vendajes compresivos para ejercer presión y detener cualquier sangrado y también para ayudar a que se conserve la forma del área operada. Ocasionalmente, se asocia la liposucción con un aumento de peso, pero esto se debe al incremento de líquido durante la cirugía. Debido a que se retira la grasa entre el músculo y la piel queda un espacio vacío que es necesario eliminar. Por eso es necesario que el paciente salga de cirugía con una faja que se ha hecho sobre medidas con anterioridad a la cirugía. Lo recomendable es usar esa faja 24 horas al día durante mínimo 30 días después de la cirugía.

Después de la cirugía se espera que el paciente tenga hinchazón, dolor leve, y moretones. El 1º día eliminará cúmulos sanguinolentos pudiendo manchar sus sábanas; esto es normal. El dolorimiento es transitorio y cede fácilmente con los analgésicos comunes, los moretones y el edema mejoran en un 90% a los 15 días de la cirugía. La recuperación del paciente después de la liposucción es muy rápida, el 95% de los pacientes paciente pueden volver al trabajo a los 3 días de la cirugía. El uso de piscina se debe evitar las 2 primeras semanas pues favorece la infección. El deporte y actividades de ejercicio físico las podrá nuevamente realizar hacia las 3, 4 semanas después de la cirugía.

Durante el proceso de cicatrización se encontraran en el sitio de la cirugía pequeños nódulos indurados (“turupes”) y sensación de adormecimiento que desaparecerán en 2 o 4 meses. Algunas veces es importante la aplicación de masaje por una persona calificada para combatir áreas de fibrosis que algunos pacientes presentan.

La hospitalización puede o no ser necesaria después de la liposucción, dependiendo de la localización y magnitud de la cirugía. La liposucción se puede llevar a cabo en una instalación médica, en un centro de cirugía ambulatorio o en un hospital. Por motivos de costo y conveniencia, la liposucción de menor escala se realiza en condiciones de paciente ambulatorio.

Si se necesita extraer una gran cantidad de grasa o si se van a llevar a cabo otros procedimientos simultáneos, es posible que se requiera la hospitalización del paciente.

Contáctenos

Consultorio

Dirección Diagonal 45D # 16A - 14 consultorio 601

Teléfonos: 3401969 - 3274444 ext 601 - 3003215002

Estética

Dirección Diagonal 45D # 16A 40 Local 2

Teléfonos: 3405849 - 3013045003 - 3115541041

Síguenos